Otro día en Hamburgo

P1170594

Fuente: Anne-Wiebke Peters

Con tantas cosas que ver y que hacer es obvio que con un día se queda demasiado corto. Después de haber pasado por el museo de chocolate Chocoversum y la cena en el MEHL, vamos a tener una experiencia completamente nueva: Diálogo en la Oscuridad. Una exhibición distinta, en la que experimentamos las situaciones del día a día de las personas con discapacidad visual. Existen exhibiciones por todo el mundo, en Europa podremos encontrarla en Alemania, Austria e Italia.

Cada 15 minutos un guía recoge a su grupo para introducirlo en su mundo, sumido en completa oscuridad. No se ve nada, ni siquiera se llegan a distinguir los contornos, y la desorientación te acompaña desde el inicio. Yo me di cuenta en ese momento, que el pintauñas que llevaba brillaba en la oscuridad. Así que no veía nada, excepto mis manos. Al no conocer esta situación es muy difícil saber de dónde vienen las voces o dónde se encuentra uno en ese mismo instante. Sin embargo, es asombroso cómo el guía sabe dónde se encuentra cada uno en cada momento. La chica que nos guiaba a nosotros se acordaba de los nombres y sabía de verdad dónde estabas. Para mí, eso era increíble. Es una experiencia inolvidable, poco frecuente, que te deja exhausto.

El recorrido pasa por seis situaciones diferentes, por ejemplo un mercado. El no poder ver implica tener que tocar y eso significa que no se debería tener miedo a lo que se pueda llegar a tocar. Todos sabemos el aspecto que tiene por ejemplo una col y si lo tocamos no pasa nada, porque hemos visto lo que es y sabemos cómo es. Pero si estás allí, sin ver absolutamente nada y tienes que pasar tus manos por fruta y verdura, toparte con una col no es demasiado agradable. No solo que no es agradable. A mí me dio mucho repelús. Y entonces te das cuenta qué implica la discapacidad visual. Confianza y no tenerle (demasiado) miedo a las cosas.

La visita dura aproximadamente 90 minutos, pero, sinceramente, es como si estudiaras durante horas. Requiere mucha concentración, utilizar todos los demás sentidos, y te deja agotado.

Terminado el recorrido, tienes la posibilidad de tomar algo con tu guía, preguntar cómo se desenvuelve en su día a día. Todos sabemos que muchos semáforos disponen de sonido para indicar cuándo cambian de color. Pero como normalmente no lo necesitamos, no vemos que no todos los semáforos, ni mucho menos, disponen de este sistema. Es entonces cuando nos damos cuenta del problema que implica esto para las personas con discapacidad visual. La guía de nuestro grupo contó que, a pesar de, todos los avances tecnológicos muchas veces no se tiene en cuenta esta discapacidad y se les dificulta su vida cotidiana.

Kommentar verfassen

Trage deine Daten unten ein oder klicke ein Icon um dich einzuloggen:

WordPress.com-Logo

Du kommentierst mit Deinem WordPress.com-Konto. Abmelden / Ändern )

Twitter-Bild

Du kommentierst mit Deinem Twitter-Konto. Abmelden / Ändern )

Facebook-Foto

Du kommentierst mit Deinem Facebook-Konto. Abmelden / Ändern )

Google+ Foto

Du kommentierst mit Deinem Google+-Konto. Abmelden / Ändern )

Verbinde mit %s