Discrepancias publicitarias

Publicado originalmente en Just-Communication

De vez en cuando los famosos hacen cosas que no van acorde con la imagen corporativa de las empresas para las cuales hacen publicidad.

Fuente: Wikipedia

Así ha pasado hace un mes, en febrero de 2014, con los hermanos Klitschko. Vitali Klitschko se ha comprometido activamente con las luchas en Ucrania, y así, con la caída de Víktor Yanukóvich. La empresa alemana Tchibo había cogido a los hermano Klitschko como nueva imagen de su campaña de productos fitness. Sus retratos han sido impresos sobre los productos, el spot publicitario está terminado desde hace meses, los tiempos de emisión estaba ya contratados. Tchibo, sin embargo, ha cancelado la emisión de dichos spots publicitarios. “Ante las imágenes, las cuales nos han llegado en los últimos días desde Kiev, ya no nos parece adecuado mostrar este film.”, comentó el portavoz de prensa de Tchibo, Arnd Liedtke, a la agencia de noticias dpa. Por lo tanto, Tchibo está llevando a cabo una política de contención como pueda. No han querido decir cuánto dinero perderán con la repentina suspensión de la campaña, dado que todo el mundo está pagado, al igual que las emisiones que aunque se hayan cancelado, no se recuperara el dinero.

No obstante, no es la primera vez que esto pasa. Casos como el de Scarlett Johansson e Intermon Oxfam, Angelina Jolie y St.John o Whoopi Goldberg y SlimFast parecen algo bastante habitual en el mundo publicitario.

Claro está, si uno hace publicidad para una determinada empresa acepta un contrato con ciertas condiciones. Scarlett Johansson, por ejemplo, había sido durante ocho años embajadora de Intermon Oxfam cuando dejó esta ONG por discrepancias entre esta y su nuevo contrato como imagen de la empresa SodaStream. Esta posee algunas fábricas en zona West Bank y están envueltas en el conflicto palestino-israelí.

Otro caso curioso, es la ruptura entre la marca de ropa de lujo St. John y Angelina Jolie. La empresa lo justificaba diciendo que Jolie era demasiado famosa y por lo tanto ensombrecía la imagen de la marca.

Famosos existen por doquier. Por lo cual, tampoco es muy difícil para las empresas encontrar alguna nueva imagen si existen incompatibilidades con la anterior. Está claro, cuando ocurre un caso como los anteriormente mencionados, es publicidad para las dos partes. Por un lado, para la persona famosa, dado que vuelve a salir en las noticias, se vuelve a hablar de ella, como también para la empresa, a la cual le ocurre lo mismo. Pero, en el caso de las empresas, no está claro hasta qué punto les perjudica esta mala prensa, porque, por ejemplo, Tchibo ni siquiera quiso revelar las pérdidas que conllevaban “deshacerse” de la publicidad con los hermanos Klitschko.

Así que, puede que este tipo de conflictos sean más aprovechables para los famosos que para las empresas.

Kommentar verfassen

Trage deine Daten unten ein oder klicke ein Icon um dich einzuloggen:

WordPress.com-Logo

Du kommentierst mit Deinem WordPress.com-Konto. Abmelden / Ändern )

Twitter-Bild

Du kommentierst mit Deinem Twitter-Konto. Abmelden / Ändern )

Facebook-Foto

Du kommentierst mit Deinem Facebook-Konto. Abmelden / Ändern )

Google+ Foto

Du kommentierst mit Deinem Google+-Konto. Abmelden / Ändern )

Verbinde mit %s