Carlos Sánchez: “Pedagogía y contextualización, el futuro de cualquier buen periodista”

Anne-Wiebke Peters / Paloma Ollero

Carlos Sánchez. Fuente: El Confidencial

Carlos Sánchez. Fuente: El Confidencial

Carlos Sánchez es director adjunto del periódico El Confidencial. Estudió periodismo en la Facultad de Ciencias de la Información de Madrid. Nada más terminar, hizo un curso y se presentó a una oposición que le llevaría a la redacción de RNE en Huelva. Después, volvió a la capital española, donde un jefe de informativos vio su currículum y le ofreció un puesto en la sección de economía de Radio Nacional de Madrid por haber hecho prácticas con anterioridad en el ámbito económico. Han pasado treinta años y continúa trabajando en esta misma rama del árbol periodístico.

 

 

¿Qué características tiene un buen periodista económico?

Yo creo que los periodistas económicos, hace unos años, estaban muy especializados. Antes había algunos periodistas que hacían información de banca, periodistas de información de la industria, otros hacían información laboral, otros macroeconomía, todo estaba más parcelado. Yo empecé a hacer información laboral, pero con el tiempo te das cuenta que lo que tienes que buscar es ser mucho más polivalente. No se puede ser un buen periodista de banca si no sabes macroeconomía, de igual forma que si no sabes de macroeconomía, tampoco puedes ser un buen periodista de política industrial o de información laboral. Por lo tanto, creo que la clave es ser muy polivalente y entender que los terrenos económicos están muy interrelacionados, que no es una cuestión de saber mucho sobre una sección pequeña, sino realmente tener una visión global de las cosas.

Todo periodista tiene, para cualquier tema, su propio enfoque, entonces, ¿qué le diferencia a usted de otros periodistas?

Lo más importante es tener una visión global, ni siquiera solamente de la economía, sino que también hay que tener en cuenta factores de política internacional, factores de política nacional, incluso de cultura, es decir que lo que me puede diferenciar con respecto a otros periodistas económicos es, que he hecho mucha información de todo tipo, entonces tengo una visión con mayor perspectiva que algunos compañeros míos que empezaron cuando yo y que se han dedicado a esta sección, a dar noticias, pero, probablemente, descontextualizadas y yo creo que no se puede entender la información económica si no sabes que hoy ha ganado las elecciones David Cameron en el Reino Unido porque cada vez el mundo está más globalizado y los fenómenos locales van desapareciendo. Cada vez hay una visión más global. Eso es en lo que yo me empeño mucho en mi trabajo.

¿Cuáles cree que son los temas más relevantes en economía en estos momentos?

Yo creo que el debate que hay en economía es, una vez que hemos superado la recesión, ver si el modelo económico que se está generando después de la salida es viable. No digo de la crisis, porque la crisis continúa y sigue habiendo muchísimo desempleo. Una vez que se haya superado la recesión, tenemos que ver si este modelo productivo es capaz de generar suficiente empleo de calidad que nos sirva para no volver a caer en los viejos vicios de la economía española, que es fundamentalmente que cada vez que hay un enfriamiento o una recesión en Europa o en otros países del mundo, la economía española sufre muchísimo más que la del resto de la Unión Europea. Para mí, ese es el gran debate; hacia dónde va la economía española y si es sostenible el crecimiento del 3% a largo plazo.

¿Y temas como el TTIP, del que se habla ahora mucho?

Creo que en España no hay un gran debate sobre el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos por algo que se puede entender perfectamente. Las dos terceras partes de nuestras exportaciones salen hacia la Unión Europea, y por lo tanto, tiene muy poco efecto. Evidentemente es un tema importante porque es un gran mercado. EE.UU. vale 300 millones de consumidores, pero la cartera de exportaciones de la gran empresa española ocupa un papel muy residual. Estamos más volcados, ya digo, en las dos terceras partes de la comunidad europea, luego algo a Asia y también a Latinoamérica, y Estados Unidos nunca ha tenido un peso fundamental en nuestras exportaciones. Es un tratado evidentemente importante, pero probablemente para otros países como Reino Unido, Irlanda, Alemania, incluso Francia, pero España está muy volcada a la Unión Europea.

¿Existe algún consejo de estilo a la hora de escribir información económica?

Siempre digo que el periodismo que estamos haciendo ahora mismo es escasamente pedagógico, lo que debe diferenciar a un buen periodista económico es la contextualización de la noticia, lo que hay detrás de ella. Pero es fundamental también la pedagogía. Es decir, explicar las cosas, que muchas veces no cuesta nada, en un párrafo meter un latiguillo para explicar qué es el IPC, o qué es el PIB real o una serie de conceptos que yo creo que debemos ser mucho más pedagógicos al utilizarlos y que, desgraciadamente lo hemos perdido en aras de meter noticias, muchos datos, muchas cifras que no aportan nada. La pedagogía sí que aporta mucho más a la hora de escribir. La gente tiene que entender lo que estás escribiendo. Se debería hacer tanto en economía como en política, internacional, en todo. Tenemos que hacer todos un esfuerzo por ser mucho más pedagógicos porque creemos muchas veces que la gente sabe cosas que realmente no sabe. O que las sabía y se le han olvidado y, de vez en cuando no está mal recordarlo. Pedagogía y contextualización yo creo que son el futuro de cualquier buen periodista. Más allá de lo obvio.

¿Tiene alguna recomendación para estudiantes a punto de graduarse que quieran dedicarse al periodismo económico?

Hay una asociación de periodistas económicos, la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE), que hace cursos todos los años donde chavales recién salidos de la facultad que están empezando ya a trabajar como becarios pueden apuntarse. Son muy interesantes porque ellos invitan a participar a sindicalistas, a empresarios, a líderes de opinión, a banqueros, para explicarles la economía en un tono distendido, no para sacar noticias, sino simplemente para aprender, tiene ese carácter pedagógico. Yo lo hice hace muchos años y me fue muy útil porque te familiarizas con el lenguaje económico y con los protagonistas. Creo que este curso es el mejor instrumento, más allá incluso de hacer másteres que al final te van a aportar probablemente poco. Y luego lógicamente entrar en algún periódico económico como becario, esa es la mejor manera de aprender para familiarizarte con tu trabajo.

 

Kommentar verfassen

Trage deine Daten unten ein oder klicke ein Icon um dich einzuloggen:

WordPress.com-Logo

Du kommentierst mit Deinem WordPress.com-Konto. Abmelden / Ändern )

Twitter-Bild

Du kommentierst mit Deinem Twitter-Konto. Abmelden / Ändern )

Facebook-Foto

Du kommentierst mit Deinem Facebook-Konto. Abmelden / Ändern )

Google+ Foto

Du kommentierst mit Deinem Google+-Konto. Abmelden / Ändern )

Verbinde mit %s