Nuevas alternativas para el periodismo del futuro

Anne-Wiebke Peters/ Fabian Scholz
12.05.2014

“La sangrante crisis del periodismo. 11.151 #empleos perdidos y 284 medios cerrados en España entre 2008 y 2013. Sin brotes verdes #Periodismo”. Raquel Ecenarro, periodista y CEO de RpuntoE lanzó este tweet el 5 de mayo de 2014, siete años después del comienzo de la crisis.

What is New Media?
Fuente: Flickr

Pero, ¿no estamos todos hartos de escuchar que no hay salida y que existe una gran crisis en el Periodismo? Día tras día nacen nuevos medios digitales y también en papel, como por ejemplo el periódico mensual La Marea o las revistas Mongolia y Jot Down. Otros medios, como infoLibre o eldiario.es ya se han consolidado.

Claro que hay crisis, y en todos los ámbitos; social, económica y también periodística. Pero, ¿por qué periodística? Porque llegó un momento en el que dejó de importarles a los medios su lector. Y el lector es, en realidad, lo más importante para un medio de comunicación. Sin embargo, durante algunos años, los medios tradicionales eran máquinas de hacer dinero. La gente compraba el periódico y se invertía mucho dinero en publicidad. Comenzaron a construir la casa por el tejado. Y, de repente, como era de esperar, toda la estructura se derrumbó. En primer lugar, la gente dejaba de comprar el periódico, porque, para qué gastar dinero en algo que te dan gratis en Internet. Después, dado que cayeron las ventas, las agencias publicitarias y las empresas dejaron de invertir en publicidad. Los periódicos tenían entonces más gastos que ingresos y había que recortar. Llegaron los EREs. En febrero de 2012 cierra la versión en papel del diario Público. En noviembre del mismo año, 128 periodistas son despedidos de El País, uno de los principales y tradicionales periódicos españoles. Había que buscar nuevos trabajos, alternativas. Fue entonces, cuando surgieron nuevos proyectos periodísticos y también nuevas vías de financiación. Crowdfunding, suscripciones, socios, donaciones solo son algunas de las palabras que se empezaban a manejar. Ahora forman parte del vocabulario del día a día cuando se habla de medios de comunicación. Otros periodistas, como Ramón Lobo o Dímpel Soto optaron por su blog. “El blog es tu bote salvavidas cuando te quedas sin curro”, dijo Ramón Lobo en una charla en la Facultad de Periodismo de Cuenca. Fueron muy pocos los periodistas que volvieron a encontrar trabajo en algún medio tradicional. La mayoría se juntaron en cooperativas o construyeron nuevos proyectos. Ignacio Escolar, Juan Luis Sánchez, Olga Rodríguez, Marilín González, Daniel Ayllón solo son algunos ejemplos de periodistas que se han tenido que reinventar. También, los ya mencionados Ramón Lobo y Dimpel Soto. Y les ha funcionado.

Llegó un momento en el que dejó de importarles a los medios su lecto

Volvamos al principio de la década pasada. En el año 2004 surge el término web 2.0 para describir la creciente interactividad y personalización que permitía la infraestructura del ciberespacio. El consumidor pasivo dejó de ser mero receptor y, gracias a la irrupción de nuevos medios no convencionales y redes sociales, este se ha convertido en un actor más en el panorama digital del dominio público. No son solo Facebook (2004), Twitter (2006) o LinkedIn (2003) los que han revolucionado la manera de cómo interconectarse online, sino también los nuevos medios que surgieron paulatinamente tras la popularización y extensión del internet. Las nuevas tecnologías en torno a dispositivos móviles, lenguajes multimedia e infraestructuras digitales facilitaron el desarrollo continuo de la web, ofreciendo cada vez más posibilidades y modelos de negocio en el seno de la cultura digital. La adaptación de los medios tradicionales al nuevo entorno virtual y el surgimiento de nuevos medios pensados exclusivamente para la web van de mano a mano.

New Social Media Process
Fuente: Flickr

Lanzar su propio negocio online es tan sencillo como nunca. Para el periodismo se han allanado nuevos caminos a seguir y los costes de producción y difusión son casi inexistentes. Crear un blog hoy día está al alcance de todos y existe una amplia gama de proyectos brillantes que buscan explotar sus nichos de manera innovadora y rompedora. En España por ejemplo nos encontramos con sitios como theobjetctive.com (fotoperiodismo), procentual.es (periodismo de datos) o la revista Don (revista de moda para iPad), todos proyectos derivados de iniciativas estadounidenses. Aunque algunas de estas propuestas – nacidas mayoritariamente como start-ups – actualmente buscan la obtención de beneficios económicos gracias al tráfico que les proporciona internet y a sus ingresos en publicidad, en general aún son equiparables con una especie de anteproyectos que buscan experimentar y explotar nuevas oportunidades. Sin embargo, algunos medios no convencionales con un cierto éxito se consolidaron como entes financieros independientes; sea por convenios, patrocinios, crowdfunding, el pay wall, servicios de freemium o alianzas estratégicas.

“El blog es tu bote salvavidas cuando te quedas sin curro”

La crisis existe solo para aquellos que creen en ella. El periodismo se encuentra en una fase de transición y adaptación, no al borde del abismo como nos recitan a menudo los mass media. Los autores del informe Post-industrial journalism: Adapting to the present, C.W Anderson, Emily Bell y Clay Shirky, defienden que las empresas periodísticas “tienen muchas oportunidades para hacer un buen trabajo de nuevas maneras”. Este principio también es aplicable al periodista aislado, ya que una cuenta de Twitter, por ejemplo, puede aportar más informaciones relevantes que un medio lineal, y todo esto instantáneamente. Un blog no solo sirve para hablar de cosas cotidianas, sino también se puede convertir en un auténtico medio de comunicación rentable. Jordi Pérez Colomé e Ignacio Escolar son grandes ejemplos en este ámbito. Gracias a la naturaleza interactiva e hipertextual de las redes sociales la audiencia está a un solo clic, igual que potenciales clientes, lectores o patrocinadores. Para los periodistas digitales se trata de explotar la estructura horizontal del Internet con el fin de establecer un perfil público reconocido, encontrar y conquistar su nicho individual y consolidar una red de contactos. Si bien es cierto que todo el mundo se puede convertir en bloguero, los profesionales han de marcar la diferencia a través de la calidad y el rigor, atributos propios del periodismo.

El periodismo digital, en fin, será el futuro para todos aquellos que son capaces de adaptarse al nuevo entorno virtual. Respecto a los periódicos impresos convencionales, expertos como la investigadora en periodismo digital Daniela Oswald Ramos afirman que ya no son más sustentables porque el margen de beneficio ya no es el mismo que antes. Mientras que la inversión publicitaria en Internet crece constantemente, los medios impresos atraen cada vez menos a los anunciantes. Estas tendencias demuestran que el futuro del periodismo tendrá lugar principalmente en el soporte digital. La dinámica de la red exige nuevas formas de relacionarse con su público destinatario y al mismo tiempo el ciberespacio ofrece herramientas altamente potentes para hacer periodismo de nuevas maneras.

Quizá en un futuro ya no veamos diarios impresos como estamos acostumbrados, sin embargo es probable que siempre existirán periódicos, aunque sean bisemanales o mensuales y también revistas especializadas. Según la Asociación de Prensa de Madrid, desde el 1 de enero de 2008 hasta el 10 de mayo de 2014 han nacido “423 nuevos medios y proyectos”. También hay que decir, que casi otros 300 cerraron. Pero, hay luz al final del túnel.

Social Media Tag Cloud
Fuente: Flickr

Análisis de nuevos medios

What is New Media?
Fuente: Flickr

En los últimos años han nacido incontables medios nuevos, la mayoría digitales. Portales de información general, especializada u otros proyectos nuevos y
diferentes.
Vamos a analizar algunos de ellos siguiendo estos tres macrogrupos.

En los nuevos medios de información general destacan siete: periodismohumano.com, utopia.tv, eldiario.es, elpulso.es, vozpopuli.com, teinteresa.es y cuartopoder.es. Todos separan su información en secciones, aunque no sean necesariamente tradicionales, menos los dos últimos mencionados que sí siguen el camino tradicional. Por ejemplo, periodismohumano.com dedica secciones a la migración o a la mujer, mientras que eldiario.es se centra, principalmente en economía y política y utopia.tv en televisión y videojuegos.

Si examinamos más de cerca su estructura empresarial también aquí hay diferencias con los medios tradicionales. Periodismohumano.com se financia a través de donaciones y socios, con una cuota anual de 50€, además sus contenidos están bajo licencia de creative commons. Esto quiere decir que permiten que sus contenidos se puedan usar y compartir bajo los términos de su elección.
Eldiario.es también se financia a través de sus socios, que en este caso pagan 60€ al año y cuando publican una revista en papel se recibe sin costes adicionales. Asimismo son muy transparentes en cuanto a gastos e ingresos, acaban de cumplir un año de existencia y mandaron las balanzas por correo a sus socios. Aquí nos encontramos también con una licencia de creative commons.
A primera vista, elpulso.es y teinteresa.es no parecen ser transparentes y el primero tiene una licencia de copyright, es decir no se pueden usar sus contenidos.

El segundo macrogrupo son los portales especializados, donde destacan las revistas Mongolia y Jot Down.
Mongolia se puede adquirir una vez al menos en el quiosco o mediante una suscripción. En la web, la cual tiene apariencia de blog, no aparecen los artículos que salen en la revista y en general no hay mucho contenido. Lo que, sin embargo, sí tienen es una amplia oferta de merchandising.
Jot Down ofrece información más especializada en cultura, mientras que Mongolia se dedica al humor y la sátira. Jot Down existe tanto en la web como en papel. La revista en papel parece salir una vez al mes, no obstante no queda demasiado claro en su página web.

Finalmente, el tercer grupo que engloba otros proyectos, como Huffington Post o sebuscanperiodistas.com.
Este es un portal para periodistas que lucha por sus derechos e informa sobre cambios en la profesión. Profesionales y también estudiantes se pueden hacer socios de esta asociación que crea proyectos nuevos e intenta que a partir de estos proyectos nazcan puestos de trabajo.

Dada la situación de crisis económica y la crisis del modelo de periodismo es importante que nazcan nuevas formas de hacer periodismo y por consiguiente nuevas formas de financiación. Con tanta información, con Internet, hay que destacar, hay que romper con la tradición y parece que estos nuevos medios van bien encaminados.
Puede gustar o no, cada uno tiene sus preferencias, pero está claro que todas estas nuevas iniciativas ya se han hecho un nombre y que no les va mal.
En resumen, es importante diferenciarse de los medios tradicionales y hacer bien lo que ellos no hacen tan bien, como por ejemplo, la transparencia.